Ciudades Etericas

Ruben Cedeño

Arizona, 28-12-1997

BIENVENIDA

Bienvenidos a las “Ciudades Etéricas de Juan El Amado”. El habitar, venir o simplemente pasar físicamente por los entornos tangibles de esta radiación en el “Desierto de Arizona” impregna los vehículos visibles e intangibles de los seres humanos, de la excelsa energía de este retiro.

Aquí no se viene por comercio, buscando qué se recibe por el esfuerzo de haber llegado. Recuerden que se les dijo al manifestar querer venir aquí: “Al que le parezca algo de lo requerido fuerte o complicado, no debe asistir. El que venga a las “Ciudades Etéricas de Juan El Amado”, es porque es lo que mas desea, no importándole ningún esfuerzo o sacrificio”.

No se extrañen al ver que esto se ha cumplido, literalmente, muchos llegan aquí extenuados de cansancio, abochornados por el calor del desierto o congelados por las inclementes nevadas del invierno y no les   importa lo que hayan tenido que pasar para estar en el “Desierto de Arizona”, bajo la radiación de este Retiro.

SUPERANDO OBSTACULOS

A ningún retiro de un Maestro Ascendido se llega fácilmente, el candidato tiene que demostrar el interés por llegar y la única forma es superando obstáculos. Hay a veces obstáculos físicos, en otras ocasiones emocionales de ataduras familiares y en otras oportunidades trabas mentales. Pero “Labor Omnia Vincit”. “El Trabajo vence todo”.

Recréense, asoléense, respiren, observen la radiación que les tenemos reservado en los parajes del desierto de Arizona. Venir aquí y permanecer un tiempo, el que cada quien pueda, está más allá del tiempo y del espacio. Los beneficios serán para siempre y no han sido motivados por un accidente del siglo, en que algún miembro de la Jerarquía asuma un trabajo destacado.

RIO COLORADO

Algunos se preocupan al ver que después de algunos años de trabajo facilitando las Enseñanzas de la “Gran Ley”, los grupos no les crecen mucho o tal vez no encuentran suficientes estudiantes dispuestos a dar “el todo por el todo” en este trabajo, se angustian y se deprimen. No se mortifiquen por esto y sigan trabajando. Una gran enseñanza al respecto nos da Juan el Amado aquí. Observen en silencio y profundamente al río Colorado en el fondo del hermoso y laborioso precipicio con más de kilómetro y medio de profundidad, que ha tardado diez millones de años en elaborar la gran maravilla del Cañón. Esto no se hace en un solo día, ni dos, ni tres. Así fue el trabajo de los primeros cristianos y a lo largo de dos mil años, desarrollaron la esplendidez que se ve en la difusión del evangelio del Maestro Jesús y las devotísimas ermitas y gigantescas catedrales de Coptos, Ortodoxos, Protestantes, y Católicos. Pero costó mucho al principio. Igualmente como el río Colorado ha labrado este hermoso cauce, así mismo se van expandiendo las Enseñanza de los Maestros Ascendidos en la Nueva Era, lentamente, pero seguras, sin arrebatos emocionales, ni escándalos llamativos.

A Arizona no han venido a ver la maravilla de los templos egipcios tallados por la mano humana, ni la historia arrobadora de las cortes europeas. Vean el “Gran Cañón” y se encontrarán con su Vacío. Han venido a vaciarse del cansancio del camino, a curarse de las heridas de las injurias que la labor inevitablemente trae. La Señora Hópi los invita a reflexionar en el entorno, que sus vestiduras envuelven como Guardiana Silenciosa del lugar. Escuchen “On The Trial” de la Suite “Gran Canyon” de Ferde Grofé y conéctense con Ella.

“DEEP RIVER”

Toda la música devocional de los Spirituals y la músico-terapia está regida por la influencia del Sexto Rayo Oro Rubi bajo la radiación de Juan el Amado que se expande desde este lugar sagrado. En el Spiritual “Deep River” se encuentra la metáfora del pensamiento simiente de esta radiación del Cañón, el río y la expansión de la enseñanza. Vean el río colorado y contemplen su profundidad.

Remóntense en el Águila Dorada de Radiación Rubí que les ofrece El Señor de estos parámetros. Acuérdense que si el río es profundo la casa está sobre el Jordán y el águila los llevará.