madre-tonantzin
Virgen de Guadalupe.
12 de Diciembre
Por: Rubén Cedeño

El 12 de Diciembre se celebra la cuarta festividad Navideña que es el día de la “Madre Tonantzin Emperatriz de las Américas”, su festividad se suma de forma natural dentro de los festejos navideño incorporando a América como sede de la espiritualidad de la Nueva Era.
La Madre Tonantzin se adoraba en la colina del Tepeyac en México antes de la llegada de los españoles y que por el padre Zumárraga no entender el verdadero nombre que Juan Diego le decía de esta Madre como “Coatlaxopeuy”, que pronunciado suena como “Cuatlacupe”, termino poniéndole “Guadalupe”.
Guadalupe es el nombre dado a una imagen de la Madre María adorada en Extremadura en España tallada por el apóstol San Lucas y escondida en estos parajes para no ser profanada.
El Padre Zuamárraga, a quien Juan Diego le confiaba lo que veía en el Tepeyác, le dijo a este: “Pídele a la Señora que mande una prueba de que Ella se te aparece”. En el Tepeyác por esos días de Diciembre habían unas espantosas heladas, además de ser pedregoso el terreno donde no se daban las rosas, y Ella le hizo aparecer un jardín de rosas y le dijo: “colócalas en tu áyate y llévalas en los brazos a casa del Padre Zumárraga”. El indio se las llevó al padre y le dijo: “Aquí te manda la Señora”. Cuando Juan Diego abrió el delantal, la figura de la Señora estaba impresa en la tilma. A la Madre Tonantzin se le celebraba su festividad el día del solsticio de invierno, y la última aparición de la Madre fue en esta fecha, que no por casualidad, sino por causalidad, para ese año, era el “Solsticio de Invierno” y es el día en que se le sigue celebrando su festividad.
Le realizaron un examen a la pintura de la Madre Tonantzin que se quedó estampada en el áyate de Juan Diego y encontraron que su traje, el manto, su cara y sus manos no es óleo, témpera, pintura mineral o vegetal, y no presenta muestras de pinceladas. Con la energía cósmica extraída de los pétalos de las rosas, que son flores celestiales, la Madre Tonantzin le imprimió al mundo su hermosa imagen. Expertos científicos han analizado a nivel de laboratorio esta mágica impresión y han llegado a la conclusión que no es ningún material ni técnica pictórica conocida por la humanidad actual. Un oftalmólogo encontró que en las pupilas de la madre estaba reflejada la escena de la aparición, lo que la Madre estaba viendo en el momento de mostrarse por primera vez y ademas tiene vasos sanguíneos
Para percibir la magnificente radiación, bendición y belleza de la Madre Tonantzin siempre debe utilizarse una foto del original. Así que para cada 12 de Diciembre expón en donde habitas y frecuentas o tus paginas de internet, la imagen de la Madre Tonantzin que mas te agrada, si eres facilitador prepara y comunica en tu actividad espiritual su explicación, escucha su Llave Tonal que se encuentra en la delicada obra “Estrellita” de Manuel Ponce y veras como el ambiente y todo tu ser se inundara de Su exquisita radiación.